Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Lo barato sale caro

¿Cuantas veces han escuchado o leído eso de que "Lo barato sale caro"? Cientos de veces, seguro, pero es posible que en demasiadas ocasiones hayan caído en ella cuando ya era tarde. No hace mucho leí esta frase en Facebook y una cosa lleva a la otra para contarles un caso verídico, como decía aquel, que nos sucedió no hace mucho.

Solemos entregar muchos presupuestos a diferentes comunidades, clientes, administradores, empresas... al cabo de la semana. Nuestra premisa siempre es ofrecer al cliente la mayor calidad posible ajustada a sus necesidades. Materiales homologados, presupuestos detallados sin conste ni compromiso, personal cualificado y formado, soluciones de última tecnología... Siempre lo mejor y, por supuesto, todo tiene un precio.

Somos conscientes de que en muchas ocasiones no somos la empresa más barata pero no es nuestra política realizar trabajos que no cumplan con un mínimo de calidad ni ofrecer un servicio que no esté a la altura de lo que nosotros mismos demandaríamos como clientes. 

Hace algo más de un año un cliente nos pidió un presupuesto para un cambio integral en su sistema de portero. Presentamos nuestro presupuesto y finalmente optaron por la opción más barata, pese a nuestras advertencias sobre que el material no era adecuado y que la empresa no era conocida ni estaba inscrita en las asociaciones del sector. Sólo valoraron el precio y lo encargaron a otra empresa.

Hace unas semanas nos solicitaron que por favor fueramos a arreglar el desaguisado que tenían montado en la comunidad. Durante este año la otra "empresa" había sido incapaz de poner en funcionamiento el sistema. Fallos continuos, cruces de llamadas. Dos días funcionando y tres semanas sin funcionar... hasta que finalmente la "empresa" que lo instaló, y cobró, había desaparecido. Ya no había forma de contactar con los instaladores y el sistema seguía sin funcionar.

Al final han tenido que recurrir a una empresa seria, en este caso la nuestra, para que arreglemos el sistema y en unos días ha quedado solucionado todo, pero con el sobrecoste añadido de tener que llamar a una segunda empresa más todos los problemas y trastornos sufridos durante todo un año. Al final, como dice la frase, lo barato les ha salido más caro.

Por eso no nos cansaremos de repetirlo:
  • Acudan siempre a profesionales homologados.
  • Busquen empresas de reputación contrastada y experiencia.
  • No sólo el precio importa: comprueben bien la relación calidad/precio
  • Muchas veces hay servicios que algunas empresas regalamos y otras cobran aparte. Lean bien el presupuesto

Nunca olviden ese otro dicho: nadie da duros a cuatro pesetas. El precio por supuesto es importante y más en los tiempos que vivimos, pero a la hora de analizar un presupuesto vean todas las opciones, características del producto, servicios extras, servicio post-venta... y ante cualquier duda pregunten. Estaremos encantados de responderles y resolver todas sus dudas.